Dia 13.

Pasamos la noche en una antigua granja cerca del pueblecito de Hvanneyri, situada a unos 80 km de Reykjavik. Durante siglos Hvanneyri ha sido una pequeña región formada por explotaciones agrícolas. La principal es la Universtity Agrícola, que tiene sus raíces en torno a 1889.

221015_JSR_002
Nuestro último día de ruta, antes de llegar a Reikiavik, lo dedicamos a visitar los puntos más destacados de esta zona.

Hraunfossar

Hraunfossar “cascadas de lava”

Empezamos en Hraunfossar, que significa “cascadas de lava”. Estas caídas de agua parecen salir de la vegetación, pero realmente es agua que “resbala” por el suelo a través de una capa de un material muy poco poroso e impermeable al agua (ignimbrito) que impide que se filtre a las capas inferiores. Este material está recubierto de vegetación, lo que produce un efecto como si el agua saliese de las raíces de las plantas.

Barnafoss

Barnafoss, llamada también ‘la cascada de los niños’

Caminando y siguiendo las indicaciones de los carteles se llega caminando a Barnafoss, llamada también ‘la cascada de los niños’. En realidad esta cascada es un tubo de roca por el que el río circula a gran velocidad. Su nombre se debe a una antigua leyenda que cuenta que los niños de la granja Hraunfás, perdieron sus vidas cuando intentaban cruzarla por un puente natural de piedra que estaba situado por encima del torrente y, que después del accidente, la madre destruyó.

Deildartunguhver

Deildartunguhver, el manantial más caudaloso de Europa

Seguimos ruta hasta Deildartunguhver, el manantial más caudaloso de Europa con 180 litros por segundo a una temperatura de 97ªC. En los paneles informativos puede leerse que el agua proviene de precipitaciones caídas hace mil años sobre la meseta que domina el valle de Borgarfjördur.

221015_JSR_042El m221015_JSR_031anantial está a solo 19 metros sobre el nivel del mar, de manera que el envío del agua caliente para calefacción de poblaciones como Borgarnes (a 34 km) o Akranes (a 64 km) ha de hacerse mediante bombeo.

El sistema de canalizaciones fue ejecutado entre 1979 y 1981. Cuando el agua llega a su destino, sólo a perdido 20ºC, por lo que las habitaciones de esas ciudades se calientan con el caudal del Deildartunga a temperaturas entre 73 y 77ºC.

Siguiendo ruta, nos dirigimos hacia Hvalfjorduro o Fiordo de Hvalf (‘fiordo de las ballenas’). Su nombre proviene del gran número de ballenas que podían verse en el fiordo hasta mediados del siglo XX.

221015_JSR_050

El fiordo sirvió asimismo de base militar británica y más tarde estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial. Enlaza con el Túnel Hvalfjörður, con una longitud de 5.762 metros y una profundidad máxima de 165 metros por debajo del nivel del mar, atravesando el fiordo por debajo del océano y llevándonos directamente a Reykjavik. El peaje es de 1.000 coronas (6€).

Tunel

Tunel de 6km que circula bajo el oceano

Dia 14. Reykjavik

Nos despertamos en la capital de Islandia, lugar donde se concentra algo más de la mitad de la población islandesa. Reykjavik es una capital amigable y tranquila que invita al paseo. Más que una ciudad, parece un gran área residencial de calles anchas, casas de colores, iconografía vikinga y zonas ajardinadas. El aire que se respira es fresco, puro y el ambiente recuerda a la tranquilidad del mudo rural donde sus gentes conservan ese carácter amable de una Europa que parece vivir a otro ritmo.

Con todo un día por delante, nos dedicamos a visitar algunas de las principales atracciones de esta ciudad tan peculiar.

231015_JSR_034

Harpa

Empezamos nuestro recorrido en el edificio Harpa. Es el nombre que recibe el auditorio y centro de congresos de Reikiavik, un edificio de una sorprendente estética futurista. Ubicado junto al antiguo puerto, frente al mar, es un gigantesco caleidoscopio de cristal diseñado por el estudio de arquitectura Henning Larsen y el artista Olafur Eliasson.

Su interior resulta espacioso y muy luminoso y recuerda a una cueva de hielo, de esas que pueden encontrarse bajo el gigantesco glaciar Vatnajökull. En el exterior se crea un bonito juego de reflejos y colores que cambian con la luz del sol. También por las noches, cuando se reflejan sus luces en la bahía, estanques y charcos de los alrededores.

Harpa

Las noches ofrecen todo un espectáculo de luces y colores

Lo mejor de todo es que la entrada es gratuita y podemos tomar un café o pasear por sus plantas como si paseáramos por el interior de una nave espacial. En su interior existen varias salas tematicas dedicadas a los cuatro elementos de la Tierra: fuego (volcanes), tierra (cristales de calcita), agua (lagunas glaciares) y aire (auroras boreales).
De entre 350 edificios de 57 países europeos, el Harpa fué galardonada con el Premio Mies van der Rohe 2013, el premio de la Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea.

Calle Laugavegur

Laugavegur es la principal calle comercial de Reykjavík. De intenso sabor popular e histórico, es el centro de las tiendas más exclusivas de Islandia.

Su nombre significa “calle de las lavanderas”, una calle cuyos orígenes se remontan a viejos tiempos cuando las mujeres tendían la ropa una vez lavadas en las aguas termales del cercano distrito de Laugardalur.

Runtur

Runtur Islandés

Esta es la zona de la marcha nocturna. El  famoso “runtur” islandés (algo así como la ruta de los bares) tiene en esta calle y periferia sus mejores aliados en forma de numerosos bares, discotecas y restaurantes.

Iglesia de Hallgrímur (Hallgrímskirkja)

El espectacular diseño de esta iglesia de culto luterano domina el paisaje de Reykjavík. La Hallgrímskirkja aparece encaramada en una colina del caso histórico y resulta visible desde casi todos los puntos de la capital.
221015_JSR_074
Su diseño es obra del arquitecto islandés Guðjón Samúelsson y debe su nombre al poeta islandés Hallgrímur Pétursson. Su curioso aspecto esta inspirado en la soberbia naturaleza geológica de Islandia, y en particular en las columnas de basalto con formas de prismas poligonales que pueden encontrase en muchos puntos de su geografía como Svartifoss, Reynisfjara

El lago Tjörning

Un lago repleto de aves (hasta cuarenta especies diferentes) que se alborotan al paso de los aviones que aterrizan en las cercanías del aeropuerto local. Una de las zonas más bonitas de la ciudad por sus típicas casas de colores.

231015_JSR_092

Que más se puede visitar:

  • Contemplar la ciudad desde el mirador del Perlan, edificio extraordinario en la colina de Öskjuhlíð. En su cúpula hay un restaurante giratorio que os permitirá ver toda la ciudad durante la cena.
  • Visitar alguna de las piscinas de aguas termales como Laugardalslaug  (con su Jardín Botánico y ZOO), la nueva piscina de Árbæjarlaug (muy popular entre los ciudadanos), y la renovada de Vesturbæjarlaug (con un baño previo en el mar).
  • Visitar Blue Lagoon Geothermal Spa, una de las atracciones más visitadas de Islandia. El spa se encuentra en un campo de lava en Grindavík en la península de Reykjanesa unos 20 km.
  • Acercarse hasta el puerto y probar la mejor sopa de langosta del mundo o la carne de ballena.
  • Si viajas en verano subir a un barco desde el puerto para intentar el avistamiento de ballenas.
  • Si viajas con niños, puedes pasar una tarde en el peculiar zoo de Reikiavik, aunque es más bien una granja-escuela.
  • Gastar mucho dinero en la interesante moda islandesa y perderse por las calles del distrito 101.
  • Contemplar la ciudad desde el mirador del Perlan, edificio extraordinario en la colina de Öskjuhlíð. En su cúpula hay un restaurante giratorio que os permitirá ver toda la ciudad durante la cena.
  • Visitar el Museo falológico. Peculiar museo con nada menos que una colección de doscientos ochenta penes y partes del pene pertenecientes a casi todos los mamíferos marinos y terrestres de Islandia, unas 92 especies. Los hay de todos los tamaños, colores y formas y podéis encontrar información sobre esta rareza en su página oficial, la Faloteca Nacional de Islandia
Edificio del gobierno

Edificio del gobierno

También hay que visitar la plaza mayor de la cuidad, El parlamento, y el edificio de gobierno. Uno de los monumentos interesantes es también la Casa Hofði porque fue precisamente allí dónde acabó la Guerra Fría.

Además hay que comer bien en los exquisitos restaurantes de la capital, probar el “pilsur” (perrito caliente) y skyr (yogurt especial islandés)  y con la luz de media noche hay que salir a una buena e inolvidable fiesta!!!!

Los islandeses dicen que dormirás cuando vuelvas a casa…

 

Nuestro recorrido. Descubre Islandia en 14 días

Captura de pantalla 2016-09-06 a las 19.37.57

Dejanos tu Comentario

Tu email no será mostrado. Se requiere los campos marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies